El Chi Kung es una técnica oriental basada en la Medicina Tradicional China para mejorar la salud. Consiste en una serie de ejercicios y movimientos suaves y lentos, que realizados de manera correcta y con la respiración adecuada, proporcionan grandes beneficios para la salud.

 

Chi significa “energía” y Kung “trabajo” o “arte”; así pues, el Chi Kung, siguiendo los principios de la Medicina Tradicional China, es el arte de trabajar con la energía.

 

La energía circula por nuestro cuerpo a través de los meridianos o canales energéticos, y lo hace de una manera continua y fluida, lo que nos proporciona armonía, salud, bienestar y equilibrio. Si la energía se estanca y no circula con fluidez por los meridianos, aparece el desequilibrio y puede producirse la enfermedad.

 

Con la práctica del Chi Kung conseguimos que la energía circule libremente y no se produzcan bloqueos, contribuyendo a mejorar nuestra salud. En palabras del Gran Maestro Wong Kiew Kit, la práctica regular del Chi Kung “incrementa la energía y la vitalidad a nivel físico, emocional, mental y espiritual”.

Los beneficios del Chi Kung en el campo de la salud abarcan todos los sistemas:

  • Equilibra el sistema nervioso: elimina el estrés, es muy bueno en caso de ansiedad

y depresión, favorece la relajación y combate el insomnio.

  • Previene la osteoporosis, fortalece los huesos, elastifica músculos y tendones, aumenta la flexibilidad, combate la artrosis y el reuma.
  • Mejora el sistema circulatorio: activa la circulación sanguínea, aumenta la circulación periférica, regula la presión arterial, reduce pulsaciones y mejora el riego cerebral.
  • Aumenta la capacidad pulmonar y respiratoria.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Equilibra el aparato digestivo: favorece la digestión, la función gastrointestinal y el proceso de metabolización. Tonifica el hígado y el páncreas.
  • Regula el sistema endocrino y regula la función de sus glándulas.
  • Aumenta la concentración y calma la mente.

 

Además, la gran ventaja del Chi Kung, es que lo puede practicar cualquier persona, con independencia de la edad, el estado de salud o la forma física, puesto que los movimientos se adaptan a las capacidades y características de cada persona, y no por ello son menos efectivos. El trabajo energético es el mismo, y los beneficios también.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies